. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3206. Jueves, 30 noviembre, 2017

 
Capítulo Tresmilésimo ducentésimo sexto: "Habla claramente; talla cada palabra antes de dejarla caer”. (Oliver Wendell Holmes, 1809 – 1894; médico estadounidense).

Con tantos canales lo de ver documentales ya no es lo que era. Antes solo los hacían de pajaritos, leopardos cazando gacelas o, en los casos más extremos, sobre la vida nocturna de los murciélagos diurnos. Ahora se han liado la manta a la cabeza y los hay de las cosas más inverosímiles. No tardarán mucho en explayarse durante tres horas sobre la asombrosa historia de un agujero desde que nace hasta que muere explicada de una forma sencilla. Al tiempo.

Eso sí, me declaro fans (pero fans, fans, así, en plural) de esos documentales de naturaleza en los que después de largos e inquietantes silencios pasa un león mientras la voz del locutor dice solemne: "pasa un león". Insuperable.