. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3145. Jueves, 31 agosto, 2017

 
Capítulo Tresmilésimo centésimo cuadragésimo quinto: "Actuar sin saber te lleva directamente al precipicio”. (Ray Bradbury, 1920 - 2012; dramaturgo estadounidense).

No acabo de entender muy bien por qué cuando sacas algo de un paquete ya nunca más lo puedes volver a meter. Me molesta especialmente si se trata de las galletas. O sacas las que te vayas a comer -y no somos adivinos- o te acabarán sobrando e, irremediablemente, poniéndose blandas. Aunque el paquete esté a la mitad será imposible volverlas a guardar. Siempre faltará espacio para devolverlas a su envase, (por cierto, ¿podría uno ir a la NASA a quejarse de esta falta de espacio?).

Pero sin duda lo que es mucho más inquietante y turbador, -a la par que desconcertante-, es darse cuenta de que siempre que uno hace un agujero en la tierra y mete algo dentro, después, cuando va a taparlo, siempre, siempre, va a faltar tierra para terminar de cubrirlo. ¿No debería de ser al contrario?

Hay cosas que es mejor no saberlas nunca.