. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2735. Martes, 29 septiembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo trigésimo quinto: “La investigación es lo que hago cuando no sé lo que estoy haciendo”. (Wernher von Braun, 1912 – 1977; ingeniero aeronáutico.)

En la cultura mosuo, habitantes de las regiones de Yunnan y Sichuan en China, no existe el matrimonio. Algo que ya indica que tontos, precisamente, no son. Desde los trece años la mujer vive en una habitación independiente en la casa de la abuela matriarca y tiene el derecho de recibir tantos hombres como desee y procrear con ellos si le apetece. Los varones no poseen derechos sobre los vástagos ya que la herencia es matrilineal. Las tierras y propiedades pertenecen solo a las mujeres... y los hombres tienen el gran honor de trabajar para ellas.

Y por aquí, la civilización occidental avanzada hablando de lo que ya han conquistado las mujeres... ¡Si supieran!