. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2729. Lunes, 21 septiembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo vigésimo noveno: “Continuamente nos enfrentamos a una serie de grandes oportunidades disfrazadas brillantemente como problemas sin solución”. (John William Gardner, 1912 - 2002; político estadounidense).

Se ha puesto de moda el sírvaselo usted mismo… hasta en los cafeses. Que tú vas a una cafetería de esas pismoderna, pides uno con leche, te lo ponen en una bandeja de plástico duro... y eres tú el que tiene que llevárselo a la mesa, que por alguna ley cósmica universal, siempre será la que esté más lejos. Durante el trayecto, hagas lo que hagas y por mucho que mantengas el tipo, siempre tirarás la mitad. Y vale, un poco es culpa de que uno es torpe desde pequeñito, sí, pero es justo ahí cuando te das cuenta de lo mayor que te estás haciendo, y de cómo empieza a temblarte el pulso que, si fueras cirujano haciendo una vasectomía, acabarías haciendo un cambio de sexo.

¡Con lo jóvenes que éramos cuando éramos jóvenes! ¡Qué pena!