. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2720. Martes, 8 septiembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo vigésimo: “Si quieres llegar rápido camina solo. Si quieres llegar lejos camina en grupo”. (Proverbio africano).

Los nombres de las fobias suenan a medicamentos contra la gripe. Yo creo que un tío se sacó la "carrera" de psicología (y lo de "carrera" muuuuuuuuy entrecomillado) y dedicó su miserable existencia (siendo psicólogo lo de miserableexsitencia va en el precio) para ponerle nombre a estos trastornos.

Solo así se explica, por ejemplo, que exista la alectorofobia o miedo a los pollos, pero no a los pollos de mocoreciénlevantado, no, fobia a los pollosanimales en los que, supongo, se incluirán tanto pollosmachos como polloshembra, (y no me resisto al chiste malo: el pollohembra es la polla).

Pero no metamos a todas en el mismo saco. Hay una fobia con sentido, una fobia que, a pesar de que despierta una absoluta despectividad social, (una palabra que me acabo de inventar pero que queda bien), un servidor padece de forma crónica desde que era pequeñito: la ergofobia.


Con lo fácil que sería el tratamiento... !y que no hay manera!