. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2715. Martes, 1 septiembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo decimoquinto: “Los que están siempre de vuelta de todo, son los que no han ido a ninguna parte”. (Antonio Machado 1875 – 1939; escritor español).

Los vampiros, que también está muertos, tienen su rollito, es verdad que son feos, beben sangre y eso, pero pueden volar, algo que siempre es un punto a la hora de ligar -que lo de ser piloto todavía vende-; un hombre lobo es capaz de transformarse y además... el rollo peludo tiene sus seguidores. ¿Pero un zombi? Un zombi es un poco una mierda, es el monstruo peor pensado de todos los tiempos. Un zombi es lo mismo que una personahumana normal solo que un poco más tonto, un poco más lento y que no sabe hablar. Y aunque mirando alrededor tal día como hoy, que toca volver a la rutina laboral, muchos encajaríamos en esta descripción, no hay que confundirse, un zombi para ser zombi tiene que cumplir un condición indispensable, estar muerto. Y estos que nos rodean, al menos en teoría no lo están. Aunque muchos lo parezcamos.

No queda más remedio que volver. Es lo que hay. Y que no falte.