. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1882. Martes, 20 septiembre, 2011

 
Capítulo Milésimo octingentésimo octogésimo segundo: "Algunos nacen grandes, algunos logran grandeza, a algunos la grandeza les es impuesta y a otros la grandeza les queda grande". (William Shakespeare, 1564 - 1616; escritor inglés).

Entre alargamientos de pene, viagras milagrosas y rusas minifalderas que prometen hacerme el hombre más feliz del mundo teniéndolas de esclavas, me llama la atención un correo electrónico capaz de disparar elazúcar al hipoglucemico más crónico:

!Venga ya! Luego pasa lo que pasa. Dejémonos de mariconadas, dejémonos de príncipes, condes o borjamaris... mejor, mucho mejor, busquemos un lobo; te ve mejor, te oye mejor y !sobre todo! .... te come muuuuuucho mejor!!

!Hala! A buscar lobos. O lobas, que como decía el otro, hay gente pató.