. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1874. Miércoles, 7 septiembre, 2011

 
Capítulo Milésimo octingentésimo septuagésimo cuarto: "El cambio es inevitable, excepto en las máquinas expendedoras. (Fernando H, 34 años, informático en paro)

Sé que es una solución a medio plazo, pero ahí va una propuesta para acabar con la crisis bancaria. A partir de ya todas las entidades financieras para meter dinero abrirán a las tres de la mañana y cerrarán a las ocho de la tarde. Sábados y domingos incluidos (con lo que se añade el plus de creación de puestos de trabajo). Para sacarlo, abrirán a las dos menos cinco y cerrarán a las dos, funcionando sólo durante los meses impares.

La solución sería provisional, por supuesto, pero ante lo desesperado de la situación hay que tomar medidas. Y si son tan buenas como la presente pues mejor que mejor.