. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1312. Viernes, 12 diciembre, 2008

 
Capítulo Milésimo tricentésimo duodécimo: "Es más fácil amar a la humanidad en general que al vecino" (Otfried Höffe, 1943; filósofo alemán)

Las ostras pueden cambiar de sexo varias veces en su vida. Todo depende de la cantidad que haya de ellas en ese momento. Si hay exceso de hembras, la mitad de ellas se transformarán en machos. En la temporada siguiente si lo que más proliferan son los machos, éstos se volverán hembras.

Y luego venga a decir que la especie más evolucionada es la humana. Desde luego no será en algunas cosas.

Hasta el lunes pues.